Category
Rehabilitación

En uno de los barrios residenciales por excelencia de Barcelona, recibimos el encargo para dar una nueva vida a un pequeño apartamento de 40m2 en el Putxet. Se encuentra en la cuarta planta de una finca moderna, con una estructura de pilares y jácenas. La vivienda, interior y con ausencia de patios, únicamente goza de una fachada con dos grandes ventanales y un balcón que oxigena el conjunto.

Con tal de obtener la máxima calidad espacial y entrada de luz natural, optamos por la distribución de los espacios mediante un eje transversal que integra el acceso, las zonas húmedas y el almacenamiento, liberando, así, el máximo espacio en la fachada donde se encuentran la sala y el dormitorio. Además, este eje potencia la perspectiva y visuales entre los diferentes ambientes y les dota de continuidad, a la vez que los distintos usos se flexibilizan gracias a las tres puertas correderas y pivotantes, dando así opción de compartir el espacio hasta a 4 personas.

Para dotar de mayor luminosidad y sensación de amplitud a las áreas más interiores, se utilizan espejos que esconden las zonas de almacenaje y la lavandería. Las diferentes alturas tanto en los techos como en el pavimento cuentan con diferentes acabados generando ambientes específicos, pero todos ellos conectados.

*Fotos de José Hevia