Category
Rehabilitación

En pleno centro de Barcelona nos encontramos con este apartamento de 50m2, forma parte de un edificio de 1900 con una estructura de muros portantes de fábrica de ladrillo macizo y forjados unidireccionales compuestos por vigas de madera y “volta catalana” cerámica. El buen estado de conservación de la finca nos permitió dejar vistos los forjados, cubriendo únicamente aquellas zonas sobre cocina y baño protegiendo la estructura de la humedad con el uso de falsos techos hidrófugos.

El concepto para este proyecto era el de simplificar su distribución, menos espacios pero más grandes. Para ello, la colocación de un eje diagonal nos permitió dotar de más espacio al baño (anteriormente minúsculo) y generar una habitación doble principal de correctas dimensiones, manteniendo un gran espacio diáfano para la sala de estar con cocina incorporada. Otra de las decisiones fue la recuperación del balcón posterior, a amplio patio de manzana y muy soleado, en un pasado fue cerrado a modo de galería. El revertir a su estado original este agradable espacio ha hecho posible una salida al exterior para un apartamento de contenidas dimensiones, elemento que consideramos fundamental en nuestro proyecto, un espacio dónde disfrutar de la agradable climatología que nos aporta Barcelona durante la mayor parte del año.